Pediatric

Tipos de cáncer tratados por nuestros
socios clínicos

Cada vez más tipos de cáncer se tratan con terapia de protones

Ante la expansión del número de centros de terapia de protones en funcionamiento, la cantidad de datos clínicos disponibles sobre la terapia de protones está aumentando rápidamente. La implicación diaria con socios clínicos experimentados ha llevado a IBA a lanzar una iniciativa para recopilar y compartir información sobre el uso de la terapia de protones para oncología. Así, se han publicado libros blancos para algunas indicaciones, mientras que para otras existen recopilaciones de las últimas investigaciones disponibles en nuestra bibliografía sobre la investigación en terapia de protones.

Es importante mencionar que IBA es una empresa dedicada al diagnóstico del cáncer y la fabricación de equipos de tratamiento y no puede realizar valoraciones sobre condiciones clínicas específicas.


Pediátrico
Base del cráneo y columna
Cabeza y cuello
Pulmón
Mama
Genitourinario (GU)
Gastrointestinal (GI)
Retratamiento

Conozca la lista completa de libros blancos sobre tipos de cáncer tratados con la terapia de protones

Pediátrico

El uso de técnicas de irradiación convencionales puede verse acompañado de efectos adversos nada deseables, especialmente cuando el cuerpo está en pleno desarrollo. La irradiación con protones podría evitar daños en órganos en desarrollo importantes y preservar así su función. Los beneficios de la terapia de protones para cánceres pediátricos son considerables.

Base del cráneo y columna

Los tumores en la base del cráneo presentan un tratamiento difícil debido a su proximidad a estructuras como el tronco encefálico, el cerebro, los nervios craneales y los nervios ópticos. La eliminación quirúrgica también es compleja y la dosis de radiación que puede aplicarse mediante los tratamientos de radiación por rayos X estándar es limitada. Para obtener más información sobre los cánceres de cabeza y columna que tratan nuestros socios clínicos, lea nuestro libro blanco.

Ocular

El tratamiento del melanoma ocular fue una de las primeras aplicaciones de la terapia de protones. Desde 1994, la terapia de protones se utiliza regularmente en los Estados Unidos para tratar tipos de cáncer ocular. El motivo se debe a que la terapia de protones resulta muy efectiva para controlar localmente el melanoma sin que la tasa de supervivencia se vea afectada negativamente. Descubra más información sobre el tratamiento del melanoma ocular de nuestros socios clínicos.

Sistema nervioso central (SNC)

A diferencia de los rayos X, el haz de protones se puede dirigir exactamente al tumor para que no se vea afectado ningún tejido sano del cerebro. Precisamente por ello, los pacientes experimentan menos efectos secundarios cuando son tratados con terapia de protones en lugar de con radiación estándar. Para obtener más información sobre los tipos de cáncer del sistema nervioso central tratados por nuestros socios clínicos:

Carcinoma de cabeza y cuello

En el tratamiento de los tumores de cabeza y cuello resulta imprescindible proteger los órganos delicados que rodean el tumor. La terapia de protones permite reducir los daños en los ojos, los nervios ópticos, las glándulas salivares y en otros órganos próximos a la cabeza y el cuello. Los beneficios de la terapia de protones para cánceres de cabeza y cuello son significativos.

Pulmón

Son muchas las opciones disponibles para tratar el cáncer de pulmón. La terapia de protones es uno de los métodos más revolucionarios de tratamiento, especialmente para el cáncer de pulmón no microcítico (CPNM) de fase III. ¿Desea más información sobre los cánceres de pulmón tratados por nuestros socios clínicos?

Mama

Según la Sociedad Americana Contra El Cáncer, más de 200.000 mujeres son diagnosticadas cada año con cáncer de mama. El principal riesgo que entraña la radioterapia convencional es la exposición a radiación no deseada del corazón, los pulmones y otros órganos. Para obtener más información sobre los cánceres de mama tratados por nuestros socios clínicos:

Linfoma de Hodgkin y linfoma no Hodgkin

En América, cada año se diagnostican unos 9.000 casos de linfoma de Hodgkin y más de 65.000 casos de linfoma no Hodgkin. El tratamiento del linfoma mediante terapia de protones en lugar de la radioterapia convencional permite reducir la dosis integral, lo que a su vez reduce el riesgo de cánceres secundarios y toxicidades cardíacas, las principales causas de muerte para los supervivientes del linfoma de Hodgkin. Para obtener más información sobre los linfomas de Hodgkin y no Hodgkin tratados por nuestros socios clínicos:

Genitourinario (GU)

En el caso del cáncer de próstata, el objetivo no es otro que mejorar las tasas de control de la enfermedad conservando el máximo posible de tejido normal adyacente y órganos críticos, tales como el recto o la vejiga, además de reducir la tasa de efectos secundarios causados por la radiación. Para obtener más información sobre los tipos de cáncer genitourinario tratados por nuestros socios clínicos:

Gastrointestinal (GI)

Con frecuencia, el tratamiento de los tumores gastrointestinales exige combinar la radioterapia con la quimioterapia o la cirugía. En otros casos, el uso de la radioterapia estándar no es una opción viable debido al excesivo daño que se puede causar en los tejidos sanos. Para estos pacientes, la terapia de protones puede resultar una opción de tratamiento eficaz. Para obtener más información sobre los tipos de cáncer gastrointestinal tratados por nuestros socios clínicos:

Sarcoma (grande/retroperitoneal/extremidades)

La naturaleza de los sarcomas de huesos y tejidos blandos los convierte en candidatos idóneos para el tratamiento con terapia de protones. Los tumores de sarcoma suelen situarse cerca de tejidos sensibles y requieren altas dosis curativas, por lo que es importante tratarlos con el tipo de radiación más preciso disponible, es decir, la terapia de protones. Para obtener más información sobre los tipos de sarcoma tratados por nuestros socios clínicos:

Retratamiento

Son solo una minoría los pacientes que pueden volver a ser tratados tras una recurrencia del cáncer porque los tejidos normales no toleran dosis significativas de radiación adicional. El hecho de que los protones no afecten a los tejidos normales hace posible que muchos pacientes que antes no podían volver a ser tratados con rayos X ahora sí puedan ser tratados de nuevo con protones. Este factor puede redundar en un mayor aumento de las tasas de curación de algunos tumores malignos. Para obtener más información sobre el retratamiento del cáncer realizado por nuestros socios clínicos:

Cookies policy

En poursuivant votre navigation sur ce site, vous acceptez l’utilisation de cookies pour vous proposer des services et des offres adaptés à vos centres d’intérêts.

Gérer vos préférences de cookies

Chez IBA, le respect de votre vie privée reste une priorité.

Les cookies fonctionnels garantissent le fonctionnement du site web. Ils ne peuvent pas être désactivés. En réglant vos préférences, vous pouvez activer et désactiver l’utilisation de ces cookies sur notre site web. Ces réglages ne seront valides que sur l’appareil que vous utilisez actuellement.

Cookies policies