Proton therapy Medical facts

Datos médicos de la terapia de protones

La terapia de protones es la terapia de radiación más avanzada disponible
en la actualidad

En los mercados desarrollados, alrededor del 35 % de los casos de cáncer (> 60 % en los EE. UU.) requieren un tratamiento de radiación individual o combinado con otros tratamientos, como la cirugía o la quimioterapia. Minimizar la exposición global de los tejidos sanos siempre ha sido un aspecto importante de la terapia de radiación. Y esa es precisamente la gran ventaja que ofrece la terapia de protones en comparación con otras formas de tratamientos de radiación.

Ventajas de la terapia de protones

Beneficios del pico de Bragg

La terapia de protones es una terapia de radiación avanzada que utiliza un haz de protones de alta energía para tratar el cáncer. A diferencia de la terapia de radiación convencional basada en fotones, el haz de protones dirige la mayor parte de su energía destructiva a un pequeño rango dentro del tumor, conocido como el pico de Bragg, lo que permite reducir los efectos adversos en los tejidos sanos adyacentes. En los centros de terapia de protones que incorporan equipos de IBA, los protones se aceleran mediante ciclotrones hasta que alcanzan una velocidad extremadamente alta y generan un haz controlado que, a través de una boquilla, se aplica con gran precisión al tumor objetivo en las salas de tratamiento.

La terapia de protones ofrece un enorme potencial para reducir los efectos secundarios, mejorar los resultados globales del tratamiento contra el cáncer y proporcionar más calidad de vida a los pacientes.

Administración de la dosis precisa

Los avances tecnológicos que se han producido en la terapia de radiación de haz externo convencional han derivado en un nuevo enfoque: la radioterapia con intensidad modulada (IMRT). Para alcanzar la dosis adecuada en el objetivo, la IMRT multiplica el número de incidencias del haz necesarias y propaga una cantidad de dosis innecesaria por el tejido sano circundante. Para el paciente, esto supone recibir una dosis integral muy elevada durante el tratamiento con IMRT en comparación con un tratamiento similar con terapia de protones. Con la terapia de protones, se evita depositar dosis innecesarias en los tejidos sanos circundantes, ya que la física de los protones permite al médico suministrar tratamientos altamente conformados. La terapia de protones aplica dosis de radiación de alta energía directamente en el tumor.

Una opción de tratamiento cada vez más extendida

La terapia de protones se emplea en la actualidad para el tratamiento de muchos cánceres y resulta especialmente adecuada en aquellas situaciones en las que las opciones de tratamiento son limitadas o las soluciones de radioterapia convencionales implican riesgos inaceptables para el paciente.

Se trata básicamente de cánceres oculares y cerebrales, cánceres de cabeza y cuello, de próstata, hígado, pulmón, mama y cánceres pediátricos, así como otros tumores próximos a una o más estructuras críticas. Aunque en la actualidad la terapia de protones representa menos del 1 % de los tratamientos de radioterapia, los informes de expertos y la experiencia adquirida por los grandes centros académicos indican que al menos un 20 % de los pacientes podrían beneficiarse de la terapia de protones.

Aumento del número de estudios que acreditan las ventajas clínicas de la terapia de protones

A medida que aumenta la concienciación respecto a la terapia de protones entre la comunidad médica, se incrementa el número de pacientes que recibe tratamiento con esta terapia. El interés que despierta se refleja en la creciente cantidad de datos clínicos disponibles. 

Documentos útiles, libros blancos y publicaciones

Descubra los beneficios de la terapia de protones y conozca los estudios más recientes en este libro blanco de IBA.

¿Sabía que...?

El número de pacientes tratados anualmente con terapia de protones aumentará de 16.200 en 2015 a 300.000 en 2030

(Fuente: MEDRays Intell Proton Therapy World Market Report 2015)